Inicio > TiendaWeb > Libro: Collserola


 

Libro COLLSEROLA

Fotografías de Oriol Alamany
Textos de Eugeni Casanova

SÍMBOL EDITORS

1 edición, marzo 2012

Formato 25 x 31 cm.
208 páginas
153 fotografías

Textos en catalán, español,
francés e inglés

ISBN 978-84-15315-07-0

PVP: 42 €
+ aprox 12,16 € de gastos de envío y pago contrareembolso en España

 

Haz tu pedido

Libro:
COLLSEROLA
Natura entre ciutats

 

- Monografía fotográfica sobre este parque natural situado en el entorno de la ciudad de Barcelona, con 153 fotografías a color publicadas a gran tamaño de sus paisajes, patrimonio, flora y fauna.

- Breves textos introductorios en catalán, español, francés e inglés y apéndice final con indicaciones técnicas detalladas sobre cada una de las fotografías.

Collserola01

Collserola02

Collserola 04

Collserola03

 

"Cuando hace un año me llamaron de Símbol Editors para proponerme trabajar en un libro sobre la naturaleza en la sierra de Collserola, tuve un momento de duda. Aunque soy barcelonés, nunca he sido muy propenso a acercarme a esta discreta sierra mediterránea que separa mi ciudad del interior de Catalunya. Aparte de algunas excursiones de fin de semana nunca la había fotografiado en profundidad y la verdad es que desconocía sus secretos. Mis pasos siempre habían ido un poco más lejos que aquellos cerros que cerraban el horizonte de mi ciudad.

Pero este libro ha resultado una buena excusa para quedarme a fotografiar cerca de casa. Collserola es un paraje reducido, envuelto de ciudades, salpicado de masías y urbanizaciones, atravesado por carreteras y lleno de torres eléctricas con sus correspondientes cables que me aparecían en todas las fotografías de paisaje. Me ha sido necesario hacer un esfuerzo de abstracción y recurrir a la fotografía más íntima: fijar mi mirada en las pequeñas cosas que la sierra me ofrecía: un detalle, unas flores, las luces, los pequeños animales que habitan...

A lo largo de un año el trabajo para el libro iba avanzando y, a medida que descubría los rincones de la sierra, aprendía a disfrutarla. Mi trabajo, que es a la vez una verdadera pasión, me ha llevado a fotografiar la naturaleza alrededor del mundo, a menudo en lugares remotos, exóticos y tremendamente espectaculares. Pero también se agradece que junto a nuestras apiñadas ciudades haya un lugar donde tocar una vieja encina, disfrutar del verde de los pinos y oler el aroma de la retama.

Casi al final del trabajo fotográfico, un día de diciembre, estaba de excursión por la exuberante hondonada del torrente de la Salamandra cuando de repente me vi transportado a uno de esos parajes que he conocido en viajes a tierras lejanas. Con el frío y la humedad el frondoso encinar mediterráneo se transformó en una selva espesa, con sus helechos, lianas y extraños sonidos de pájaros exóticos. Un ruidoso grupo de Ruiseñores de Japón* me rodearon añadiendo un toque de exotismo al momento. Por unos momentos, allí, sólo, me vi transportado a una lejana, húmeda y salvaje selva de montaña de las laderas del Himalaya. Y, al volver a la realidad, me vino a la cabeza cómo debía ser la Collserola original, lozana, intocada, llena de todo tipo de animales antes de la explotación humana y de que los ciudadanos la utilizáramos como área de recreo. La Collserola salvaje que algún día fue y que, hoy día, a veces, se deja sentir durante unos instantes."

Oriol Alamany Sesé

* El Ruiseñor de Japón es una especie foránea propia del Lejano Oriente que se ha instalado en la sierra de Collserola a partir de ejemplares que se han escapado de cautividad.

(Presentación del autor en la introducción del libro).

• • • • •

"Quan un any enrera em varen trucar de Símbol Editors per a proposar-me treballar en un llibre sobre la natura a la Serra de Collserola, vaig tenir un moment de dubte. Tot i que sóc barceloní, mai he estat gaire donat a apropar-me a aquesta discreta serra mediterrania que separa la meva ciutat de l’interior de Catalunya. Apart d’algunes excursions de cap de setmana mai l’havia fotografiat en profunditat i la veritat és que en desconeixia els seus secrets. Els meus passos sempre havien anat una mica més lluny que aquells turons que em barraven l’horitzó de la meva ciutat.

Però aquest llibre ha resultat una bona excusa per a quedar-me a fotografiar vora de casa. Collserola és un paratge reduït, embolcallat de ciutats, esquitxat de masies i urbanitzacions, atravessat per carreteres i plè de torres elèctriques amb els seus corresponents cables que m’apareixien en totes les fotografies de paisatge. M’ha calgut fer un esforç d’abstracció i recorrer a la fotografia més intima: fixar la meva mirada en les petites coses que la serra m’ofería: un detall, unes flors, les llums, els petits animals que hi habiten...

Al llarg d’un any la feina pel llibre anava avançant i a mesura que em coneixia els recons de la serra, aprenia a disfrutar-la. La meva feina, que és alhora una veritable passió, m’ha dut a fotografiar la natura d’arreu del món, sovint a indrets remots, exòtics i tremendament espectaculars. Però també s’agraeix que vora les nostres atapeïdes ciutats hi hagi un indret on tocar una vella alzina, gaudir del verd dels pins i sentir l’olor de la ginesta.

Gairebé al final del treball fotogràfic, un día de desembre, estaba d’excurssió per l’exuberant fondal del torrent de la Salamandra quan de sobte em vaig veure transportat a un d’aquells paratges que he conegut en viatges a terres llunyanes. Amb el fred i l’humitat el frondós alzinar mediterrani es va transformar en una selva espessa, amb les seves falgueres, lianes i extranys sons d’ocells exòtics. Un sorollós grup de Rossinyols del Japó* em varen envoltar afegint un toc d’exotisme al moment. Per uns moments, allí, tot sol, em vaig veure transportat a una llunyana, humida i feréstega selva de muntanya dels vessants de l’Himalaia. I, al tornar a la realitat, va venir-me al cap com devia ser la Collserola original, ufanosa, intocada, plena de tota mena d’animals abans de l’explotació humana i de que els ciutadans la utilitzessim com a área d’esbarjo. La Collserola salvatge que algun dia va ser i que, avui día, de vegades, es deixa sentir durant uns instants."

Oriol Alamany i Sesé

* El Rossinyol del Japó és una especie forania pròpia del Llunyà Orient que s’ha instal.lat a la serra de Collserola a partir d’exemplars que s’han escapat de cautivitat.

(Presentació de l'autor a la introducció del llibre).